Felicidad y Trabajo

“Las empresas que promueven la alegría en sus empleados, obtienen mejores resultados”. Son varios los autores que desde hace algunos años proponen que en las orgacizaciones en las que se trabaja con alegría se logran resultados superiores. La obtención de éstos no es casual, los beneficios rápidamente observables tienen relación con que los empleados disfrutan de su trabajo y esto se traslada a los clientes, entendamos que por solo poner un tobogán en la oficina o permitir que los trabajadores vistan informalmente no va a generar ese cambio.

El Consultor Danés Alexander Kjerulf en su libro Happy Hour is 9 to 5 (**) indica que existen 2 factores que hacen que los miembros de una organización trabajen felices y que en lugar de esperar al viernes para sentir que su “carga”se aligera, den “gracias a Dios que es lunes”, estos factores son: los resultados y las relaciones.

El autor entiende por resultados a la combinación entre que uno se sienta bueno en lo que hace y que eso que hace tenga un sentido en su vida, que aporta algo y que produce algún efecto. Para ello es indispensable que en las empresas existan los reconocimientos entre los empleados, los jefes y los clientes. No necesariamente se trata de un incentivo económico o material, es cuestión de festejar y compartir los logros obtenidos. Personalmente he escuchado en muchas empresas, en las que intervengo como consultor, que los líderes dicen: “lo que está bien hecho es lo que corresponde, mi función es marcar lo que quiero que hagan bien”. La “palmadita” en la espalda y el reconocimiento al trabajo bien hecho junto a la sensación de estar aportando algo por parte del trabajador, favorece a que la gente se sienta orgullosa de los logros alcanzados y se genere un mejor clima de trabajo.

 

Por otro lado están las relaciones, que no son más ni menos que un ambiente agradable de trabajo donde uno quiera estar, rodeado por sus compañeros y donde por ejemplo no se “ladren” de manera mecánica al saludarse cada día, sino que ese saludo sea genuino. Las relaciones permiten generar sentido de pertenencia con el lugar que trabajamos.

Kjerulf señala además que la felicidad en el empleo depende en un 90% de los empleados y en un 10% de la empresa, como individuos tenemos el poder de ser felices en nuestro trabajo, independientemente de la función que realicemos; si nos sentimos que estamos haciendo algún aporte con nuestra tarea, que nuestras habilidades ayudan en algo y hay un ambiente agradable entre los compañeros, la felicidad en el trabajo es posible. Todo esto depende de la actitud con la que las personas encaren sus tareas y la relación con las demás, y de allí se desprende ese 90%.

Cuando uno está feliz en su trabajo se nota y esto genera un círculo virtuoso, para el empleado, sus compañeros, la empresa y los clientes.

(**) http://www.kjerulf.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s