Terminemos con el Culto al Sobretrabajo

“Sé que es de rigor para los ejecutivos comenzar el día muy temprano, pero francamente siento que tomo mejores decisiones y me relaciono mejor con la gente cuando estoy bien descansado. Así que por lo general me levanto alrededor de 8 después de una buena noche de sueño.

También me aseguro de trabajar una semana estándar de 40 horas y nunca trabajo en los fines de semana. Esto es importante para mí por dos razones. En primer lugar, tengo una vida fuera del trabajo. Tengo una familia que le gusta tenerme con ellos y amigos y aficiones para los que también quiero tener tiempo. Me parece que el tiempo que paso fuera del trabajo recarga mis baterías, amplía mis horizontes y me hace más eficiente en el trabajo.

En segundo lugar, si siempre me ven llegando a la oficina a las 6 de la mañana y saliendo a las 9 de la noche, por no mencionar tomar llamadas y escribir correos electrónicos tarde por la noche y todo el fin de semana, es seguro que la señal que le envío a mis empleados es que Esto es lo que la empresa espera, que este es “el camino correcto”. Pero no lo es.

Es un hecho simple que para la mayoría de los líderes y empleados, las primeras 40 horas que trabajan cada semana valen mucho más para la empresa que las siguientes 20, 30 o 40 horas. Pero esas horas extra que se pasan en el trabajo pueden dañar su vida privada, su familia y su salud. Lo que a su vez se convierte en perjudicial para la empresa.

Francamente, si no puede estructurar su tiempo para que su trabajo encaje dentro de una semana de 40 horas, necesita mejorar en priorizar y delegar.

Lamentablemente las palabras que anteceden este párrafo no fueron dichas por ningún CEO, no señor.

En cambio, escuchamos mucho de “Me levanto a las 5 para llegar a la oficina a las 6” y “Trabajo 16 horas al día” o “hice un montón de llamadas en el viaje a la oficina” y “Normalmente me voy de la oficina a las 7 y luego trabajo unas horas más en la noche en casa “.

Sé que es normal ver gente trabajando así de duro como héroes de la organización. Y estoy seguro de que saben lo que están haciendo y han estructurado su vida de acuerdo a lo que funciona mejor para ellos.

Pero aun así creo que serían más eficientes y disfrutarían más de la vida si redujeran su tiempo en el trabajo. Podrán descubrir que se vuelven más abiertos, menos estresados, se divierten más y son mejores modelos a seguir para sus empleados. Este culto al exceso de trabajo tiene que parar.

También hay algunos Directivos que hacen cosas estupendas, por ejemplo Marissa Mayer mientras fue CEO de Google se sentaba en su oficina todos los días de 16 a 17:30 lista para responder a cualquier pregunta de los empleados. Había una hoja de inscripción en la puerta y sofás y enchufes para laptops para las personas que esperaban para verla.

Bill Gross de Pimco sale de su oficina todos los días a las 8:30 AM para un entrenamiento de 90 minutos y una sesión de yoga.

Eso es genial y necesitamos más de eso, pero la escuela de “ponete a trabajar mucho, todo lo demás viene en segundo lugar” es malo tanto para los negocios como para la gente. ¿Podemos por favor retirar esta vieja idea de una vez por todas? La productividad no se mide por las horas que pasamos en la oficina.

Fuente: http://positivesharing.com/2006/04/the-cult-of-overwork-2/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s